ESTRABISMO Y PSEUDOESTRABISMO

Los estrabismos de gran Angulo son bastante evidentes pero hay casos más controvertidos. Podemos encontrarnos estrabismos de pequeño ángulo (microestrabismos), que son poco visibles a simple vista pero pueden originar graves problemas funcionales y también casos de falsos estrabismos (pseudoestrabismos) en los que parece que los ojos se tuercen y no es así.


Estrabismo o pseudoestrabismoEl pseudoestrabismo es una situación en la que  los propios ojos o los tejidos de alrededor simulan un estrabismo dando la impresión de que uno de los ojos se desvía, aunque realmente están alineados. La sensación de estrabismo a veces es muy fuerte, y en ocasiones resulta difícil convencer a los padres de que su niño no tuerce.

La causa más frecuente de falso estrabismo es la base de la nariz ancha, típico de niños pequeños. Consiste en una disposición particular de la cara del niño con ojos más bien separados, y el puente de la nariz todavía plano, originando un repliegue cutáneo llamado epicantus. Este repliegue cubre un poco la parte interna del ojo y da la impresión de que un ojo esta más metido.

Cuando miramos al niño de frente, la sensación de estrabismo no es tan grande porque los ojos estarán simétricos, pero cuando el niño mira de lado, queda poca esclera entre la pupila y el repliegue cutáneo dando la sensación de que ese ojo esta más metido y simulando un estrabismo convergente.

Para diferenciarlo de un estrabismo de verdad lo fundamental es la experiencia del oftalmólogo y la exploración de los reflejos corneales. Al hacer mirar al niño un punto de luz, en el caso de los pseudoestrabismos el reflejo luminoso quedará en el centro de la pupila de ambos ojos, mientras que en un estrabismo real la luz queda centrada en un ojo y desviada en el otro.

Con el crecimiento de los huesos de la cara, el puente de la nariz va desarrollándose, tracciona de la  de la piel y el epicantus desaparece quedando al descubierto el canto interno del ojo. Por eso la sensación de endotropia va desapareciendo conforme el niño crece. Este rasgo es muy frecuente en niños europeos, pero mucho más frecuente en la raza oriental, en la que permanece incluso durante el periodo adulto.

Hay otras causas de pseudoestrabismo relacionados con el ángulo kappa, cuando hay una diferencia entre el eje visual y el eje geométrico del ojo-

Estos falsos estrabismos no tienen tratamiento pero hay que mantener una estrecha vigilancia ya que pueden coexistir con un estrabismo verdadero que puede quedar enmascarado y en otros casos a un pseudoestrabismo se le asocia posteriormente una desviación real.

Hay otro tipo de estrabismos que no se manifiestan siempre, como es el caso de los estrabismos intermitentes y los latentes (forias). Cuando los padres dicen que su hijo tuerce, nunca podemos descartar un estrabismo aunque, de entrada, no lo veamos torcer en la consulta. Nuestra obligación es desenmascarar la desviación y tratarla y para ello existen una extensa batería de pruebas a disposición del estrabologo que nos permiten poner de manifiesto cualquier desviación intermitente o latente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s